Filosofía Hoy
La verdad os hará libres
 

Amenaza del virus mental más peligroso

[Texto del artículo]

30 Mayo 2015
Categoría:
Autor: Nicole Montano

“El primer paso de la ignorancia es presumir saber, y muchos sabrían si no pensasen que saben.”–Baltasar Gracián.

 

AMENAZA DEL VIRUS MENTAL MÁS PODEROSO

Poco a poco, mientras los años pasan y el tiempo transcurre rápidamente, crece de gran manera un virus mental de alto peligro y amenaza para el coeficiente humano. Un virus que debilita fuertemente la capacidad del pensamiento y entendimiento. Bloquea el interés por querer saber el porqué de las cosas y embiste totalmente a la sabiduría. Este virus es la ignorancia. Pero, ¿cómo somos los seres humanos tan vulnerables a este virus y cómo podemos prevenirlo?

Siendo este virus intelectual tan potente, ataca directamente al área cognitiva. Y siendo el ser humano tan complejo, compuesto por tantos sistemas, se convierte la mente en algo fácil de manipular y engañar. Dicho virus no es reciente, es de gran antigüedad y con los años crece de una considerable manera. Se alimenta de antivalores y malas costumbres en el ser humano como la pereza, el desinterés al aprender, la soberbia y la avaricia.

La ignorancia no es más que la falta del conocimiento, cultura y moral. El problema es que incluso el concepto que se conoce sobre ésta, es inconcluso, ya que muchos confunden la ignorancia con “el no saber” cuando en realidad, una persona es más ignorante por saber mal que por no saber nada y es más sabio el que aprende, conserva y aplica sus conocimientos en la vida diaria.

Somos tan vulnerables a esta enfermedad, que en cualquier descuido, somos propensos a contagiarnos. El problema es que caemos en los caminos que conducen a la ignorancia como el desinterés por conocerse a uno mismo y a lo que nos rodea,  juntarse o rodearse con personas que no nos proporcionan ninguna clase de conocimiento relevante en nuestras vidas y  pensar que lo sabemos todo cuando en realidad  no es así. Para desviarse de esos malos caminos y prevenir el virus, lo ideal es aprender. Aprender a escuchar a los demás como primer punto, ya que para aprender correctamente hay que observar y escuchar detenidamente, claro que de personas que posean conocimientos significativos y con experiencia en sus años de vida. Aprender también a pensar de una manera positiva y tener seguridad en uno mismo porque si no nos conocemos primero a nosotros mismos y si no confiamos en nosotros, entonces no podemos exigirle algo a los demás. Es importante también, el exigirse a sí mismo, ya que si no hay interés en uno, entonces no podemos esperar buenos resultados. Por último, poner todos los conocimientos adquiridos en práctica.

Sin embargo, cabe mencionar que el virus de la ignorancia no es mortal. Afortunadamente tiene una excelente cura con segura efectividad. Pero es necesario aplicarla correctamente. La magnífica cura es leer. Porque, ¿qué mejor remedio que llenarse de la sabiduría de un buen libro?, pero las personas no conocen  los beneficios y mucho menos el placer de leer. Y ese es el problema en la sociedad actual: las personas carecen de conocimientos. Conocimientos necesarios para crecer y progresar. Y se espera prosperar cuando ni siquiera se busca la manera correcta de lograrlo. Si el mundo se tomara de la mano con la lectura, entonces el mundo crecería, progresaría y prosperaría.

Es importante saber que para vencer la ignorancia y ser personas sabias, hay que conocer. Y la mejor manera de obtener conocimientos es leer, claro que leer cosas que nos proporcionen conocimientos útiles. Las personas se desinteresan por la lectura, principalmente por no conocerla. Mas no saben que es el mejor ejercicio mental, permite el crecimiento del cerebro, enriquece el vocabulario y la ortografía, desarrolla la nemotecnia  y mantiene la mente joven y sana. Y no hay mejor privilegio que ser un lector, ya que un buen lector es completamente inmune al virus de la ignorancia.

Imagen de la web Filosofía Hoy

Categorías

Aviso legal | Mapa web | Filosofíahoy.com es una web promovida por Pablo María Ozcoidi García-Falces. | Contacto: ozcoidipablo@gmail.com