Filosofía Hoy
La verdad os hará libres
 

El armario de Kelsey

[Texto del artículo]

30 Mayo 2015
Categoría:
Autor: Gerardo

Kelsey Celestia, una chica de veinte años, ya graduada y estudiando criminología, en Toronto, Canadá, ya lleva un año estudiando, con notas excelentes, y gracias a ello, un catedrático la llamo para investigar el caso de un asesinato de una chica llamada Riley Croc, ella accede con gusto, entonces el día once de agosto de dos mil doce, van al lugar donde fue llevado a cabo el homicidio, debajo de un puente, algo que no sorprende mucho, ya que es un lugar común donde suceden asaltos y homicidios, entonces encuentran al cuerpo de Riley, se encontró acostada boca abajo, con sangre alrededor de ella, la sangre provenía de su estómago, la hallaron apuñalada y a la par de ella se encontró un cuchillo de pan, un arma poco usada por homicidas, Kelsey reviso la cartera de Riley, y al parecer, no le robaron nada, su billetera, teléfono, maquillaje, todo estaba ahí, algo peculiar también fue que no se encontraba en estado que fue abusada sexualmente ni nada relacionado, ¿será que fue por venganza de alguna persona que la aborrecía?

Ese mismo día en la noche, Kelsey investiga si hubieron asesinatos parecidos con el de Riley, desgraciadamente su muerte no era común, no tenía ningún sospechoso, los amigos de Riley dijeron que no tenía ningún “enemigo” por así decirlo, entonces ella, ya exhausta, se va a su cama pensando en cómo resolver este caso, luego cuando ella estaba a punto de dormir, ella siente que la observan, no sabe cómo ella puede sentir esa incomodidad pero así sentía, escucho un ruido desde debajo de su cuarto, donde se hallaba la cocina, ella baja con miedo que si alguien entro a la casa, cuando baja, encontró un ratón que husmeaba para buscar comida, con una escoba, ella echó al ratón fuera de la casa, y ella aliviada se va a su cama de vuelta, no pasaron tres minutos cuando volvió a sentir la misma sensación de ser observada por alguien, trato de ignora el sentimiento pero no pudo, así que empieza a revisar su cuarto, revisa debajo de la cama, atrás de la puerta, y por último, empezó a ver su armario, lentamente va hacia el armario y lentamente lo abre, y al abrirlo, un hombre alto con una máscara negra, se le tira encima, tratando de apuñalarla con un cuchillo, la apuñalo en hombro, y ella, gritado y pataleando, le clavo la suela del tacón que tenía a la par de ella, lo aparta y agarra su teléfono, va a la sala familiar y se esconde detrás de un sofá y, llorando, empieza a llamar al novecientos once para pedir ayuda, luego de hacer la llamada, espera a que llegue la ayuda, Kelsey escucha las pisadas del hombre, sabiendo que la está buscando, luego de unos minutos, las pisadas suenan cada vez más cerca y ella tapándose la boca para no gritar, espera el momento para esquivarlo y escapar, pero antes escucho al hombre que estaba hablando por teléfono y decía que si ella salía de la casa un compañero le iba a avisar, luego de escuchar eso, empezó a ponerse nerviosa, pensando cómo va a salir de ahí. Kelsey, sin pensar, salió corriendo a la cocina para conseguir un arma, el hombre la estaba persiguiendo y Kelsey tropieza, obteniendo un esguince que evitaría que siguiera corriendo, el hombre ya con el placer de seguir con su “trabajo” decide hacer más largo el sufrimiento, la apuñala en la pierna que estaba bien, le apuñala la espalda y empezando a sangrar, cada vez gritaba más suave, el señor, a punto de acabar con su vida, llega un policía y le dispara en el pecho donde estaba el corazón, el hombre cae a la par de Kelsey, el hombre le susurra algo que, a pesar de que este adolorida le sorprende, le dice que ella iba a ser la segunda víctima, con eso Kelsey supo que él fue quien mato a Riley, el señor muere con una sonrisa de placer, los policías ayudan a Kelsey y la llevan al hospital, luego de unas horas, unos detectives le preguntan qué había pasado, Kelsey, con una mirada seria pero satisfactoria, cuanta su experiencia de casi ser asesinada, luego, tres meses después de curarse, vuelve a la universidad y da una clase a otros estudiantes de cómo fue su experiencia y cómo sobrevivir a un homicida.

Imagen de la web Filosofía Hoy

Categorías

Aviso legal | Mapa web | Filosofíahoy.com es una web promovida por Pablo María Ozcoidi García-Falces. | Contacto: ozcoidipablo@gmail.com