Filosofía Hoy
La verdad os hará libres
 

¿Y por qué Ella?: Sobre la penalización del aborto en caso de Violación

[Texto del artículo]

22 Abril 2014
Categoría: Derecho a la vida
Autor: Gaby Vargas
Enlace: http://www.apologeticacatolica.org/Vida/Vida06.htm

Las circunstancias que rodean la concepción y el nacimiento de un bebé no son las que determinan el valor de su vida.  Una injusticia, como es la violación, no se puede remediar con otra mayor, el aborto. Una práctica abortiva es un asesinato, independientemente del motivo que da origen a una nueva vida.

Tomado de Encuentra.com

Pienso que todos nos sentimos confundidos o desconcertados, ante la posibilidad de penalizar el aborto, aún en caso de violación y sancionar a las mujeres que lo realicen.

¿Por qué se ha de castigar a la víctima de una agresión, en vez de castigar al que abusó de ella con toda la violencia imaginable? Argumentos van y vienen, muchos de ellos sólo confunden y nos producen sentimientos de impotencia y enojo.

Para quienes además de ser mujeres, somos madres, estos temas son especialmente sensibles, y en estos tiempos que se caracterizan por avances científicos y técnicos increíbles, pienso que hemos de usar toda nuestra capacidad intelectual y humana para procurar que estas cosas no sucedan. Me refiero tanto a los delitos contra tantos inocentes, como a la aplicación "injusta" de la "justicia".

Considero que no debemos buscar soluciones simples o recetas de cocina para fenómenos demasiado complejos y graves. Todo esto requiere de grandes y profundos estudios. Lo que sí podríamos hablar es:

¿Qué puede hacer una mujer ante una posible violación?

De acuerdo a lo que señalan las estadísticas de nuestro país y de muchos otros, aunque toda mujer joven -e incluso niña- es candidata a ser atacada por un pelafustán, importa mucho cómo acostumbre vestirse ella, pues hay ropa que podemos calificar como provocativa ya sea por el tipo de tela, por lo ajustada que esté al cuerpo, o por que sea demasiado corta.

Conviene que a partir de determinadas horas, y esto dependerá de la estación del año, las mujeres procuremos no andar solas y menos pasar por lugares que se suponen peligrosos. En esto es importante la colaboración de los papas que tenemos hijas.

De manera muy especial, las mamás nos hemos de ganar la confianza de nuestras hijas para que éstas sientan la tranquilidad de platicarnos las cosas desde las primeras insinuaciones. Estas pueden venir incluso de familiares, sobre todo si son padrastros, tíos, o primos mayores que vivan en la misma casa. Esta confianza la conseguiremos desde que nuestros hijos son muy pequeños.

Para lograrla, tenemos que superar el miedo a hablarles sobre educación sexual; podemos pedir ayuda a profesionales, maestros con más experiencia u otros papás. Esto no debe hacerse una o dos veces, debe ser constante desde que son pequeños. Influye mucho también, el tono de voz que utilizamos al llamarles la atención. Mientras más gritamos menos autoridad moral conseguimos y nuestros hijos se alejan.

La confianza no la conseguiremos diciéndoles a ellos frases como: "Mira yo soy tu mamá o papá, cuando necesites un consejo puedes venir a mi"; sino con hechos, un trato amistoso y comprensivo desde que nacen.

¿Qué debemos hacer ante una mujer que ha sido violada?

Considero que todos estamos obligados a vivir la virtud de la solidaridad que consiste en saber que "todos somos responsables de todos" y que "nadie estamos exentos de nada". Por eso, si nos enteramos que una joven o una mujer de cualquier edad ha sido violada, nos toca darle todo nuestro cariño, comprensión y apoyo. Evitemos tocarle el tema para no lastimarla más, a no ser que ella lo inicie. De ser así, hagámosle sentir que ella, como su hijo, valen mucho, y que el haber sido víctima de un acto tan detestable, no le resta en lo más mínimo su valía personal.

Afortunadamente en nuestro país hay instituciones con mucha experiencia, que atienden estos casos y facilitan a una mujer todo tipo de ayuda; incluyendo la posibilidad de dar en adopción a su hijo, cuando ella así lo decide o sabe que no puede darle el cariño y las atenciones necesarias.

Pienso que deberíamos abrir más centros de orientación y educación sexual para la mujer. Por otro lado, también deberían aumentarse las penas al violador, para que sea ejemplar. Darles un castigo tan grande, que los obligue a pensarlo dos veces.

Comparto vivamente el dolor, el malestar y la rabia de una mujer que ha sido violada. La pregunta siempre difícil y polémica sería, ¿las circunstancias que rodean la concepción y el nacimiento de un bebé son las que determinan el valor de su vida? Ese nuevo ser con identidad propia, ¿qué culpa tiene? No podemos remediar una tremenda injusticia (la violación) con otra mayor, el aborto.

Aborto es asesinato, independientemente del motivo que da origen a una nueva vida. No podemos eliminar el trauma de una mujer violada facilitándole que cometa ella el delito de matar a un ser humano inocente. Las experiencias en estos casos son variadas, pues así como algunas sienten aversión al hijo no deseado, otras en cambio llegan no sólo a aceptarlo sino a amarlo, simplemente por ser hijo suyo.

Estoy segura que el defender la vida, sin duda derivará en una mayor justicia y más respeto del hombre por el hombre. Creo que no debemos verlo como un programa político, ni una alternativa cultural, sino como una manera concreta de alejar la violencia. Si aceptamos que una mamá mate a su bebé, ¿cómo podríamos pedirle a los demás que no se maten entre si?

Imagen de la web Filosofía Hoy

Categorías

Aviso legal | Mapa web | Filosofíahoy.com es una web promovida por Pablo María Ozcoidi García-Falces. | Contacto: ozcoidipablo@gmail.com